DESIERTO DE ATACAMA

El desierto de Atacama, el desierto no polar más árido de la Tierra, se extiende en el Norte Grande de Chile, abarcando las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama y el norte de la de Coquimbo; cubre una superficie aproximada de 105 000 km².9​ Tiene una longitud de casi 1600 km y un ancho máximo de 180 km.10​ Está delimitado por el océano Pacífico al oeste y por la cordillera de los Andes al este.

En el desierto de Atacama, una lluvia medible —es decir, de 1 mm o más— puede tener lugar una vez cada 15 o 40 años —se han registrado periodos de hasta 400 años sin lluvias en su sector central.

La humedad relativa del aire es de apenas un 18 % en el interior, pero muy alta en el litoral, llegando hasta un 98 % en los meses de invierno. La presión atmosférica es de 1017 milibares. Existen temporadas de vientos en tornado o ventiscas cuya velocidad puede alcanzar fácilmente los 100 km/h, generalmente registrados al mediodía.

Su origen data de hace unos tres millones de años, siendo en su pasado un lecho marino. La principal causa de su origen es un fenómeno climático conocido como efecto Föhn, producido en las laderas orientales de la cordillera de los Andes. Esto provoca que las nubes descarguen sus precipitaciones en solo una cara de la montaña en su ascenso vertical; al sobrepasar la cordillera, las nubes no poseen agua, generando así un desierto al bloquear por completo todas las precipitaciones posibles provenientes del este. Las precipitaciones también se bloquean por el oeste mediante sistemas estables de alta presión, conocidos como «anticiclones del Pacífico», que se mantienen junto a la costa, creando vientos alisios hacia el este que desplazan las tormentas.

Por otra parte, la corriente de Humboldt transporta agua fría desde la Antártica18​ hacia el norte a lo largo de las costas chilena y peruana, que enfría las brisas marinas del oeste, reduce la evaporación y crea una inversión térmica —aire frío inmovilizado debajo de una capa de aire tibio—, impidiendo la formación de grandes nubes productoras de lluvias.
Toda la humedad creada progresivamente por estas brisas marinas, se condensa a lo largo de las escarpadas laderas de la cordillera de la Costa que dan hacia el Pacífico, creando ecosistemas costeros altamente endémicos compuestos por cactus, suculentas y otros ejemplares de flora xerófila.

El último factor que contribuye a la formación del desierto es la cordillera de los Andes, que en la norte forma una planicie volcánica elevada y ancha conocida como Altiplano. Así como en el sur la cordillera andina contribuye a capturar la humedad proveniente del Pacífico, en el norte el Altiplano impide el ingreso a Chile de las tormentas cargadas de humedad provenientes de la cuenca amazónica, que se encuentra al noreste.

Agregar un comentario

Traducir »